martes, 9 de diciembre de 2008

La SGAE prueba de su propia medicina...

La SGAE intenta defender sus derechos pisoteando los de los demás. Resulta que la apreciada y nunca bien ponderada Sociedad General de Autores y Editores envía cual detective de Mortadelo y Filemón a un investigador, cámara en ristre, con el único objetivo de filmar una prueba visual que atestigüe que los novios e invitados de una boda cualquiera bailan al son de canciones con derechos de autor y por ende sacar su tajada correspondiente en forma de multa económica. Pero esta vez, un avezado abogado sevillano defensor de causas justas, Joaquín Moeckel, se ha propuesto amargar el afán recaudatorio de la SGAE. Para ello, ha encontrado un recobeco jurídico que convierte en pérdidas las intromisiones de la SGAE durante las bodas.

La Doma de San Juan de Aznalfarache es un salón de bodas sevillano que se ha negado a pagar el impuesto revolucionario que gestiona la SGAE, por lo que fue condenado a pagar 43.179€ al violar la ley que protege los derechos de autor mientras pinchaba los éxitos del momento. Al enterarse Moeckel de tal atropello, contratacó con una brillante arducia jurídica que le puede reportar pingües pérdidas, que no ganancias, a la caja de la SGAE. Ruado y veloz acudió a la Agencia de Protección de Datos, que ha sancionado a la SGAE con una multa de 60.101 euros. La resolución dice que tal video demostrativo que grabó el detective infiltrado de traje y corbata vulnera la Ley de Protección de Datos además de la Ley de Seguridad Privada.

En resumen, la SGAE que se vanagloria de defender los derechos de los creadores, no le duelen prendas en pasarse por el arco del triunfo el derecho individual de las personas de ser dueños de su privacidad, seguramente, el mas importante de todos los derechos individuales. Total, recaudan 43.179€ y tienen que abonar 60.101€, la magnífica gestión de las cabezas pensantes de la SGAE ha dado un saldo negativo de -16.922€. Queda pendiente los recursos pertinentes, pero esperemos que este pleito siente jurisprudencia y aplaque el caracter meramente recaudador de esta asociación que da cobijo a artistas del paleolítico que nunca asumirán su decadente gloria y el olvido del los que, un día ya muy lejano, fueron sus seguidores. (Ver noticia)

2 comentarios:

rafa dijo...

yo estoy harto de ver como nos visitan los de sgae en cada espectáculo que montamos. pero siempre, siempre, la sgae debe acreditarse donde sea y avisar antes de que están ahí. ademas te hacen rellenar una hoja con los datos y con las músicas o textos que utilizas.

así que en esa boda lo hicieron mal, muy mal. sabiendo que lo que hacían era ilegal, por lo que el abogado lo tuvo muy fácil.

sgae=gestapo=kgb

y lo dice un actor creador...

Ricardo dijo...

Abajo la SGAE, asi no se protege al artista, se hace que se le odie.

Si a las sociedades de autores
NO a las mafias recaudatorias tipo SGAE