martes, 16 de septiembre de 2008

El ocaso del piquete de ojos y la sillita eléctrica...

Somos muchos los que crecimos las mañanas de los sábados oyendo los comentarios de Hérctor del Mar en Telecinco. Nos encantaba el Pressing Catch, aquellos musculados luchadores que se pegaban guantazos con la mano abierta y sangraban tomate. Llegamos incluso a pedir a Sus Majestades los Reyes Magos un ring y varios muñecos que caricaturizaban nuestros luchadores preferidos y su golpe favorito. En definitiva, aquel engaño masivo era un espectáculo fantástico que nos tenía en frente de la tele abosortos y ensimismados, incluso llegando a imitar alguna de las llaves que dentro de ese cuadrilátero se practicaban con mas o menos vistosidad y colorido, todo ello, en lugar de salir a jugar al parque con los amigos de urbanización durante esas soleadas mañanas que el festivo escolar nos ofrecía. Pues bien, pasados los años, esos luchadores que a tantos nos apasionaban han protagonizado historias dignas de ser contadas dentro de algún programa barato, puerco y truculento, de esos que cuentan sucesos al son de las desgracias humanas mientras periodistillos recién salidos de la facultad incumplen, micrófono en mano, uno de los más importantes principios que ahí dentro les han enseñado. Pasmado me he quedado cuando he leído el destino de muchos de aquellos luchadores de barrigas prominentes o frente musculada. Os dejo el enlace a la noticia para los curiosos o nostálgicos de aquel programa de entretenimiento, el Pressing Catch.

1 comentario:

Hugo dijo...

Cuantos Phoskitos tuve que comerme para conseguir el poster del Ultimo Gerrero y de tantos otros...
Que recuerdos...prefiero quedarme con ellos que con esta última noticia.
Aunque si lo pensamos, cuantos de los personajes que veiamos en la tele han acabado metidos en la droga?
Triste final para algunos que tantos buenos ratos nos hicieron pasar.