miércoles, 25 de junio de 2008

Nos gusta el verano...

Y pasó el solsticio de Junio, ya tenemos aquí el verano. No hace falta más que pasear por las calles de nuestra ciudad para ver sandalias a tutiplén, nuevas tendencias en gafas de sol, tirantes que malamente sujetan camisetas exiguas, abanicos de colores, cucuruchos de dos bolas, terrazas repletas de gente ingiriendo todo tipo de bebidas fresquitas, gente reclinada en fuentes mojándose la nuca, aparatos de aire acondicionado condensando aire sin parar, colas en las piscinas municipales a primera hora de la mañana, toldos naranjas que infestan las ventanas en construcciones residenciales de nueva construcción, camisetas rojas de la selección, en definitiva, el calor estival.
No se si os pasará a vostros, pero personalmente a mí el verano me aplatana, me agota, incluso me reduce la imaginación, sobre todo para escribir dos frases conexas y por ende, me frustra. Creo que el verano es una estación más materialista, más para los instintos primarios del ser humano, más para el descanso, más para no madrugar, mas para si trasnochar, más de siesta hasta las siete, más para reducir a la mínima expresión la actividad intelectual y por el contrario, activa lo banal, gana lo superficial, todo se reduce al disfrute intrascendente y fútil alejado del trabajo teórico y docto. Sin embargo, estimulas las relaciones interpersonales, el contacto con los amigos, las comidas en familia, los ligues de verano, las tertulias cerveceras, las fiestas populares, la ingesta de alcohol, los atracones de comida, los buenos propósitos y demás ilusiones veraniegas. VIVA EL VERANO! ¡¡FELIZ VERANO A TODOS!!

1 comentario:

Pau dijo...

Que razón tienes! menos mal que este año al menos tenemos la expo. A mi se me hace mu duro esto de un verano sin playa.