lunes, 14 de abril de 2008

Cuestión de Cuotas...

Estamos asistiendo durante estos días a una revolución feminista y juvenil que tiene muy quemados a vetustos profesionales, sobretodo plumillas y politicuchos, que ven peligrar su capacidad de influencia de la generación que representan. Peor aún suenan las declaraciones con cierto tufo machista que intentan infravalorar designaciones de féminas para importantes cargos públicos. Lamentablemente, sigue habiendo gente que preconiza la exclusividad del género masculino para la representación pública de ciertos puestos oficiales, menospreciando las cualidades de mujeres que la mayoría de las veces están mejor preparadas que sus antecesores o críticos. Y este ataque troglodita y misógino no proviene de gente inculta e indocumentada, lo peor es que se lee y oye en muchas de las opiniones de contrastados hombres de la cultura, como es mi admirado Antonio Burgos. Quizás ellos no sabes que, Beatriz Corredor Sierra, actual Ministra de la Vivienda, fue la Registradora de la Propiedad más joven de España con 25 años o que Soraya Sáez de Santamaría obtuvo el mejor expediente de su promoción y a los 27 años ya era Abogada del Estado. Evidentemente, la inexperiencia es una característica intrínseca a la juventud, pero habría que preguntarles a aquellos disconformes de éxito, quién, cuándo y en qué circunstancias les dieron a ellos su primer puesto de responsabilidad. Aún más flagrante es el menosprecio infringido por ser mujer que argumentan a razones estéticas y de cuota. La única cuota que ha existido en este país es la supremacía del género masculino en puesto de alta responsabilidad durante las últimas décadas por razones clasistas y retrógradas dignas de tiempos pretéritos. Sino, ¿cómo se puede explicar que las estadísticas den la primera posición académicamente al sector femenino y luego, los altos cargos directivos y ejecutivos estén copados por hombres? Para muestra un botón: el Consejo de Administración del banco más importante de España, el Banco Santander, está compuesto por 19 asientos de los que, únicamente, dos están ocupados por mujeres, un exiguo diez por ciento.

Aunque se están dando grandes pasos hacia una igualdad en fondo y forma, personalmente no dispongo de una opinión optimista a corto plazo, sobretodo cuando veo que son las propias mujeres las que critican estas designaciones.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Vaya, vaya, qué informado estás de los logros académicos y profesionales de las nuevas políticas!!!
Sin duda alguna, llevas razón. Recuerdo que la mañana del jueves, las portadas de distintos periódicos publicaban la foto de Chacón con su tripilla pasando ante las tropas. La verdad,no acertaba muy bien a adivinar si se pretendía resaltar únicamente la novedad de ver a una mujer en ese puesto (parece ser que ha entrado en el guiness); o había un mensaje de crítica oculta en cada uno de los titulares. A mi juicio no es sino un ejemplo más de que aún quedan cosas por hacer, sin olvidar por supuesto los logros conseguidos en diferentes ámbitos.
Esperemos que la gestión de las numerosas ministras y de la portavoz del Partido Popular, deje sin palabras a los que en estos días han hablado de más.

Oye, que se aprende un montón con tu blog. Mucho ánimo!!

David dijo...

GRacias por los ánimos, aunque cada visita, y más aún, cada comentario a un post, es un espaldarazo a seguir escribiendo de los temas que se me ocurren y creo os pueden interesar.

Referente al tema que nos atañe, a medida que pasan los días, me da mas pena ver declaraciones en contra de estos nombramientos por el simple hecho de ser mujeres, o que están ahí por simple cuota. Yo no entro en si tienen razón o no en eso (que creo que no), pero, alguna vez se utilizan esos mismos argumentos cuando los hombres son los designados?

Sin embargo, lo que más me molesta y entristece es cuando estas críticas vienen del mismo género, cuando son las mismas mujeres.

Un pena.